Frío.

Frío. Esa podría ser la explicación fácil. La causa más sencilla de aquel mal que la azotaba. Frío. ¡Qué simple sonaba! ¡Qué lejano estaba de ser real!

No. El temblor que le recorría la piel y que agitaba su interior no era a causa del inofensivo frío.

Había fuego, ira dentro de ella, pero también desesperación y soledad librando una silenciosa batalla por el control de su cuerpo, por controlarla a ella y con cada bocanada de aire, todo se tornaba más desconcertante.

Llevaba una eternidad sin cerrar los ojos. Tenía miedo. Miedo de que al cerrarlos la oscuridad la golpeara como tantas veces había hecho anteriormente. Miedo a pensar, a darle vueltas a todo, a ver imágenes pasadas en blanco y negro que rompieran su cordura.

Tenía las manos frías. Siempre estaban así. Sus dedos paseaban entre cada una de sus costillas buscando un hueco donde esconderse, donde pudiera desaparecer, pero los lunares de su cintura la guiaban en la dirección equivocada.

Seguía fingiendo. Seguía pretendiendo ser una más. Seguía sintiendo dolor, impotencia, frío, ira, el sabor de la sangre en su boca, la falta de compasión hacia sí misma...

‘Corre. Sal corriendo. Deja todo ese miedo e inseguridad detrás. ¡Basta! Grita. Por una vez grita y llora a la vez. Desgárrate el alma sin dañar tu corazón. Pero hazlo. No vuelvas a dejarlo ahí dentro. Sabes lo que pasará’.

Su fuerza empezaba a marchitarse. El pelo le caía sin vida sobre los pómulos rosados formando pequeñas espirales, un lugar perfecto donde enterrar una mano y tocar la piel expuesta de su cuello haciéndola volver a la seguridad de su habitación, proporcionándole un refugio.

¿En qué pensaba? Ella era como un castillo de naipes en una tormenta. ‘Ninguna pieza queda de pie. Esa es la regla’. Y ella lo sabe. Lo ha sabido durante toda su vida pero nunca había esperado tener que experimentarlo.


Ahora ella estaba tan perdida como el rey de corazones que colocaron sus tímidas manos en lo más alto de aquel débil castillo.



¡Feliz año 2014!


15 comentarios:

Undestinocontigo! dijo...

Precioso texto.
A veces sentimos emociones contradictorias en las que el frio nos azota y el fuego no nos deja actuar bien.
Besos.

Lau. dijo...

Describes a la perfección lo que tantas veces siento en mi interior. Y déjame darte la enhorabuena por conseguir, otra vez, dejarme sin palabras y con la piel de gallina. Por haber hecho con tus palabras que un escalofrío me recorra la espalda.
Sigue así, que algún día llegarás a algo muy muy grande.
Te quiere,
Lau.

Esperanza Writes Too dijo...

Tengo la carne de gallina por tu culpa, y sí, ahora te miro mal jum >.< jajajajaja sabes que me ha encantado, igual que todos. Me encanta ese aire tan especial que le das a todos tus textos.

Besitos<33

Noni dijo...

Como siempre un precioso texto Marta, logras que me emocione con todo lo que leo.
Un besito, nos leemos.
http://theworldofthelettersanddreams.blogspot.com

Utopía dijo...

Me he podido identificar con todas y cada una de las palabras de este texto. Jaja sobre todo cuando has dicho lo de las manos frías, porque es una tontería pero yo siempre las tengo así ;) Por lo demás... me he enamorado de las frases "Desgárrate el alma sin dañar tu corazón." y "Ninguna pieza puede quedar en pie. Esa es la regla."
Un abrazo y en mi blog hay una nueva entrada de "Descubriendo a...", pásate si quieres :3

Pd: El frío se puede derretir, solo hay que saber cómo ;)

Maria Embarba Gascon dijo...

Echaba de menos que escribieras, se que segundo es bastante agobiante pero tu puedes con todo ya veras!! Precioso el texto y más tu forma de escribir, no se si te lo he dicho ya pero consigues que la gente se meta cien por cien en el relato!

LULLABY dijo...

Jo Marta, que pasada, me ha encantado de verdad! Se que siempre te lo digo pero es que tus textos son espectaculares:)
L

Lutz. dijo...

De alguna manera... Todos hemos sentido ese frío.
El castillo de naipes. Nadie sobrevivía a la tormenta. No cerrar los ojos. Desconcierto. Es que es solo que me resulta fascinante cuando narras. Y siempre lo digo, y siempre lo diré. Es la forma que tienes de describir el dolor palpable.
Quizá el castillo no sea tan débil. Quizá en la debilidad se encuentra la fuerza.
Me gusta mucho este cambio en el blog, o al menos lo veo distinto. No sé si me estoy equivocando jajajajaj.
Y lo dicho, que preciosa sales. Ay.

Con mucho amor,

Lutz.

ORIGINAL LIVE dijo...

Un post genial, me gustan mcuhos tus fotos,y aun mas tus textos. Espero que hayas pasado una nochevieja muy buena y que el 2014 sea mejor que el 2013, te espero en mi blog. Un besazo.

MoonsDream dijo...

A veces las guerras internas son mucho más destructivas que ninguna otra guerra.
Fantástico texto y preciosas fotos, artista ;)

Un beso!

<3

EMME

M. dijo...

La verdad es que sí somos tan frágiles como simples piezas. Solo nos falta encajar.
Llueve por dentro y por fuera en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
M.

Nagore dijo...

Que bonito el texto :¨)

Un besazo desde ilovemynewstyle.blogspot.com ♥

La mitad de tu sonrisa dijo...

Ains amo como escribes y punto !!
Un beso, gracias por el post !
La mitad de tu sonrisa ♥

Muñekita Cat dijo...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiamos ambos blogs con mas visitas.

me respondes a emitacat@gmail.com

besoss!! ^_^
Emilia

S O F I † dijo...

Hay que vencer los miedos!!!
Me gusto mucho el texto y el blog es re lindo, me encanto
Un saludo