If I'm Not Here Tomorrow.

Incesantes luces de coches que pasaban a su lado iluminaban el interior de su camioneta de color granate. El aire estaba congelado, dolía respirar. Sus manos se apretaban en torno a su cabeza mientras su sollozo quedaba ahogado por el rugido del motor, aún en marcha. Empezó a dar golpes contra el volante. No sentía sus dedos. En realidad, ya no sentía nada. Su cuerpo se rindió y tembló en una gran sacudida dejándola exhausta en su asiento mientras se cerraban aquellos ojos ámbar que tanto adoraba él. Se dejó llevar entre los recuerdos y se aferró a uno en especial.

-Vamos, hazlo por mí.-Le rogó.
+No pienso hacerme un tatuaje. Por si no lo sabes, es algo permanente.
-Por eso te lo estoy pidiendo. Además, te quedaría genial.-Su mano le rozó el hombro izquierdo recorriendo el pequeño conjunto de lunares que ella tenía.
+¿Y qué idea tenías? ¿Ponerme nuestros nombres? Estás loco.-Resopló apartando su mano cariñosamente mientras le enfrentaba.
-¡Eso sería genial! –Sonrió como un niño pequeño dejando ver esos hoyuelos con los que cualquiera soñaría.
+Sabes que te quiero pero, hoy no Sam. Tal vez algún día no muy lejano pero tampoco a la vuelta de la esquina, logres verme nuestros nombres en la muñeca, ¿te basta con eso?
-Más que suficiente. Y te abrazaré hasta desinflarte como a un globo el día que lo vea.-Y la besó mientras ella se reía y él saboreaba su risa en sus labios.

Un ruido fuera la despertó. Estaba tumbada en su cama. Sus piernas se entrelazaban con las sábanas como si fueran hiedras intentando agarrarse fuertemente a un trozo de madera. Estaba entumecida. Su cuerpo no quería moverse. Si por ella fuera, se quedaría toda la vida así, sumida en un profundo sueño sin pesadillas. Hacía días que no dormía sin soñar nada y hoy por fin aquellas sombras se habían evaporado de su mente. Se aferró instintivamente la muñeca izquierda y reposó los pies en el suelo. La madera estaba fría. Su casa era antigua y aquella madera siempre crujía bajo su peso; sin embargo, esa vez que se levantó y se dirigió a la puerta, nada se oyó entre aquellas cuatro paredes salvo su respiración.
La noche era cerrada y las estrellas brillaban como nunca. El bosque era un pozo negro que se hundía entre las montañas y los ruidos de la noche la reconfortaban.  Fuegos artificiales inundaron el cielo durante un largo tiempo, ocultando muchas estrellas de su vista. Eso la enfurecía.  Quería que se acabaran, que la dejaran tranquila a ella y a aquel pedazo de cielo que consideraba suyo pero, como siempre, lo que uno quiere casi nunca es posible conseguirlo. Se sentó en el suelo formado por pequeñas piedras redondeadas y descansó la cabeza entre sus rodillas. Intentó volver a encerrarse en la habitación que ella misma había creado. Una habitación vacía, sin nada, sin color, sin vida.

Oyó el último de los fuegos y abrió los ojos. Eran tan extraños. Un círculo de una tonalidad verde oscura cubría su contorno, como si un muro de maleza quisiera ocultar todo lo que en ellos se guardaba. Luego, una pequeña franja de un color verde claro con motas marrones invitaba a todo el que la mirara a perderse en ella y finalmente, un nuevo círculo de un color marrón claro cercaba su pupila.  Él siempre le había dicho que ella era como el bosque, un espíritu libre que cualquier día echaría a correr entre los árboles y que nunca más la volvería a ver.  Por supuesto ella se reía de sus ocurrencias y negaba con la cabeza de forma incrédula. Pero aquel día…aquel día salió corriendo dentro del bosque dejándose llevar por esa alma libre que él creía que tenía. Chocó contra pequeñas ramas que le abrieron cortes en la piel desnuda de sus piernas pero siguió su camino hacia lo más profundo de aquel pozo negro.  Si alguien la hubiera visto desde lo más alto de aquel despejado cielo, ella habría sido como un espectro blanco que surgía entre los claros y que avanzaba con decisión, aunque sin rumbo. Sus pulmones decidieron que era hora de pararse pero sus piernas y su corazón, que latía a gran velocidad, se negaban a parar. Pero ella misma sabía que no podía continuar. No sabía adónde iba, ni cómo volvería. Exhaló por última vez y cayó al suelo mientras su pecho subía y bajaba rápida y pesadamente.  Las lágrimas ocultaron aquellos vívidos colores de sus ojos a la vez que todo volvía a ella dándole golpes que la dejaban inservible. Levantó la cabeza como pudo y gritó. Gritó como si algo dentro de ella necesitara salir y se estuviera abriendo paso a arañazos por su interior. Gritó hasta que aquel aullido de dolor se tornó en un mísero sollozo que repetía un nombre que la brisa se llevaba lejos de ella. Sus dedos rozaron el trozo de piel de debajo de su muñeca izquierda y la rabia se apoderó de lo poco que quedaba de ella. 

-¿NO QUERÍAS ESTO? JODER SAM. NECESITO ESE ABRAZO, ¿SABES?  

Y de nuevo sus rodillas golpearon el suelo. “Lo siento” No sabía si aquella voz era la suya o, tal vez… No.  Fue entonces cuando notó un cosquilleo en la base de su muñeca, justo donde  la piel enrojecida había dejado paso a unas finas líneas de tinta negra que formaban sus nombres. “Sam &...” El otro seguía allí pero invisible. Ya no significaba nada. Sin él, era como si ella nunca hubiera existido.

                                                                                                                                                                                                                           

{No hagáis mucho caso a lo que escribo. En fin, esta entrada, no sé ni por qué la he escrito. Simplemente, lo he hecho. Sed libres de juzgarla}

La pesada de turno a la que no sé cómo soportáis se despide.
¡Gracias a todos! 





21 comentarios:

Maria Valles dijo...

Es difícil leer algo y sentirte de esa forma, saber cómo se siente, creerse estar ahí, en ese bosque, corriendo, hasta no poder más.

Tal vez simplemente la escribieses, pero te animo a seguir escribiendo; me agrada leerte.

Un saludo,
Mery.

Marta. dijo...

Gracias María, me alegra verte por aquí.

Lady Sparksfly. dijo...

Es una historia preciosa, pero muy triste al mismo tiempo.
Me encanta el hecho de que siempre incluyas en tus textos el bosque, la noche, y, muchas veces, gritos o algo que sale del interior del personaje. Es como... tu firma.
No dejes nunca de escribir, aunque a veces ni tú mism sepas qué leches bailan tus dedos en el teclado.
Ánimo!

Marta. dijo...

Gracias cielo, eres un amor.

Magdalena dijo...

¡¡Hola Marta!! Hacía muchísimo que no me pasaba por aquí, y hoy es uno de los primeros blogs que leo. Genial como siempre, que decirte que no sepas. Besitos http://nowherebutupwithyou.blogspot.com.es/

Mir dijo...

Yo pienso exactamente como Lady Sparksfly (En el comentario anterior). La verdad, es una historia preciosa y lo que la hace más preciosa son tus signos, el aullido que da ella (Me encanta como atribuyes algo animal, de lobos, a una persona) y he de decirte, que aunque para ti no tenga sentido lo que escribes, a mi me has hecho tener el corazón en un puño cuando esa chica, sin identidad, corre y se apreta la muñeca. Como aferrándose a Sam, pero sin Sam. No sé como explicarlo.
Me ha gustado muchísimo.

Sigue así Marta, porfa pls.
Te admiro mucho,

Utopía dijo...

Pues a mí me ha gustado :) Escribes muy bien!
Un abrazo :3

Lau. dijo...

ESTOY CON LO DE LOS BOSQUES. ES QUE ME PUEDEN, EN SERIO, OSEA, NECESITO VIVIR EN UN BOSQUE, ME ENCANTA, MI PARAÍSO.
Después de este arranque de locura, me toca matarte por decirme que no te convencía, lo veo triste, lo veo muy tuyo, y lo veo jodidamente increíble, date cuenta del talento tan alucinante que tienes para escribir, Martus.
(Se llama Sam, raro jajajajaja apetoooona).
(Luna de wa),
Lau.

Marta. dijo...

Gracias a todas ♥

NoNi dijo...

Precioso aunque muy triste, me encanta como escribes, lo haces maravillosamente bien :)
Un besito, nos leemos.
http://theworldofthelettersanddreams.blogspot.com

Marta. dijo...

Gracias Noni ♥

LULLABY dijo...

impresionante! esta entrada me recuerda a videolip de katty erry al de the one that got away me encanta!
que hs¡istoria tan preciosa:)
L

Marta. dijo...

Muchas gracias preciosa ♥

Noelle López dijo...

Me ha gustado mucho y me encanta como escribes :3

Maria Embarba Gascon dijo...

¿COMO QUE NO TIENE SENTIDO????? Super emotiva la entrada marta, Sam? Me suena el nombre de algunos tweets que he visto jajaja! Un beso muy muy muy fuerte!
<3

Lilbourne dijo...

Dios pero que pasada de texto!! Es increíble tu blog pf nunca me cansaría de leerlo!! Muchísimas gracias por tu comentario, me alegro de que te gustaran las fotos y el vídeo, un besito guapa!

http://lilbourne.blogspot.com.es/

Neverland Lover dijo...

Pero por qué escribes tan bien?
En serio, te superas con cada entrada... *.*
Es precioso, de veras :3
Un beso enorme, espero tu proximo post!♥

Marta. dijo...

Muchas gracias chicas ais ♥

Jessica R dijo...

Lo primero, me encanta el nuevo diseño del blog con esas imágenes tan chulas que haces que deben costar lo suyo.
Mil gracias por pasarte siempre, ya sabes que tu blog es <3
Besos!

http://californiamadness.blogspot.com.es/

Bi. dijo...

ME ENCANTÓ. Es largo. Pero en serio, está tan bien escrito que da gusto leerlo. He pinchado en el link. ¿Todas esas fotos las has echo tú? Porque están geniales, debes de tener una cámara muy buena. Un beso enorme :)

Marta. dijo...

Muchas gracias Jessica cielo ♥

Gracias Bi. Sí, son mías <3