'Soñar no es nada malo, Grace'.

'Soñar no es nada malo Grace. Cuando no se tiene gran cosa, es lo único que consigue sacarte adelante, lo único que te hace sonreír, así que...¿qué hay de malo en soñar despierto? Tal vez algún día, todo lo que una vez soñaste llegue a ti como tu vieja libreta con miles de páginas en blanco para que puedas rellenarlas de aventuras.'

Recorrió las arrugadas páginas de su libreta con las rosadas yemas de sus dedos que sobresalían por sus roídos guantes mientras notaba cómo cada palabra se aferraba a su garganta y no la dejaba respirar. Intentó deshacerse de ese poderoso nudo dejando escapar por su boca a aquellas prisioneras que seguían arañándola por dentro pero lo único que consiguió expulsar fue vaho. Hacía frío. Demasiado para aquella época. Se subió aquel viejo abrigo de color caqui hasta el cuello, no sin antes pelearse con la estúpida cremallera que siempre se quedaba atascada en un punto intermedio e intentó mantenerse caliente. Guardó su pequeña libreta en el bolsillo asegurándose de que no corriera riesgo de caerse y levantó la mirada. 
Cajas, cubos de basura, restos de comida, folletos anunciando nuevas colecciones de ropa, pulseras rotas...Eso era lo que estaba acostumbrada a ver desde hacía mucho. Objetos rotos (como ella), olvidados, que la gente abandonaba en un oscuro lugar para no volver jamás a por ellos. Se levantó como pudo manteniendo el equilibrio para no resbalarse con la escarcha que cubría el suelo y se sacudió los pequeños copos de nieve que se habían enganchado en sus mangas. Sus botas negras ya estaban casi rotas y no conseguían mantener alejado el frío.

 El brillo apagado de sus ojos denotaba cierta añoranza y a la vez miedo. Cada día se repetía aquella historia. Casi nadie reparaba en ella, es más, solían alejarse en cuanto la veían, muy pocos eran aquellos que se acercaban para echarle una mano. 'Supongo que yo también haría lo mismo'- Se repetía. 
'Están asustados.-Ella podía verlo. Los observaba sin esperar nada de nadie, así había aprendido a sobrevivir.-No saben ni adónde se dirigen ni qué quieren pero, siguen andando, siguen ese camino que les llevará a su confortable casa, o a su pesado trabajo y, a pesar de eso, me gustaría poder ser como ellos. Seres perdidos, almas errantes que disponen de un futuro'.

Las puñaladas que recibía cada día eran algo a lo que su cuerpo y su mente estaban empezando a sucumbir. Afiladas e invisibles habían dejado cicatrices por cada recoveco de piel de su extraña figura. Sus ojos debían ver aquello que nunca podrían tener, sus pequeñas orejas oían todo lo que siempre había soñado que les susurraran haciéndoles cosquilla en la nuca, su boca...se mantenía seca y agrietada por el frío, habiendo perdido toda esperanza de volver a recuperar la alegría en su voz.

Se puso recta. Colocó sus brazos elevados a ambos lados y empezó a seguir con sus botas un camino imaginario. Intentaba hacer de su vida, usando todo con lo que contaba, algo más llevadero. Sin su imaginación, toda esa dura realidad ya habría acabado con ella, sin piedad. En aquel mundo, como ella siempre decía, o bien te comían, te dejabas comer o...te escondías en un callejón oscuro de todo el caos de allí fuera. Nadie la miraba pero tampoco se acercaban demasiado. Miles de personas entraban en grandes centros comerciales, cafeterías, oficinas...ella simplemente caminaba dejando meras huellas en la nieve. Cuando pasó cerca de unas mesas donde descansaban un par de platos con restos de lo que era un croissant, decidió que era hora de desayunar. Alargó la mano sin detenerse y cogió el pequeño trozo que alguien había desperdiciado. Estaba húmedo pero, eso no le importaba. Nunca oiréis a Grace quejarse de nada que consiguen sus manos.

'Por fin'.-Una pequeña sonrisa intentó asomar entre la comisura de sus labios. La librería del viejo Charlie estaba frente a ella. Era un establecimiento de un tamaño bastante decente del que se enamoró un par de años atrás. Los libros y ella estaban conectados por un vínculo invisible que nadie podría ver jamás. ¡Cuántas veces había soñado con entrar por aquella puerta, hacer sonar las campanitas que Charlie tenía colgadas para saber cuándo tenía un cliente y poder elegir cientos de libros que comprarse! 'Soñar no es malo, Grace'. 

Su cabeza no dejaba de darle vueltas a aquella ingenua frase que una vez le dijo Nolan. Aquel chico había sido su mejor amigo. Era la única persona con la que Grace alguna vez habló, a los demás solo les dirigía frases cortas y sin sentimiento. Pero él era diferente, era un niño cabezota, divertido, esbelto y soñador, que era lo que más adoraba Grace de él. Se llevó la mano a sus pequeños pendientes de perlas que llevaban con ella tantos años que ni recordaba haber estado nunca sin ellos y empezó a darle vueltas a las esferas de nácar.  Aquella chica tenía tantas manías que si alguien se hubiera molestado en contarlas acabaría harto. 

Apoyó la frente contra el cristal y colocó las manos a ambos lados de su cabeza para lograr ver el interior. Un par de personas se paseaban por los pasillos de la librería. Hojeaban libros, abrían sus páginas, los olían...todo lo que ella quería hacer, pero nunca le haría eso a Charlie. 

Se alejó de allí, unos 20 metros, donde siempre. Su rincón. No había nadie. Dejó caer su cuerpo y quedó con las piernas cruzadas. Se frotó las manos un par de veces antes de empezar y, mientras extendía la mano al vacío, agachó la cabeza y de su garganta se escuchó la frase que tantas personas oían cada día:

'Por favor, ayúdenme. Por favor'. Sin embargo; aquel día, lo único que se acumuló en sus guantes fue la fina nieve que caía aquella mañana de Noviembre. Ella ya estaba acostumbrada. Nadie dijo que la vida de vagabunda fuera fácil. 


'Soñar no es nada malo, Grace' es una historia que llevo bastante tiempo esperando para escribir. Es una vieja historia que escribí para mí hace años pero he decidido cambiar muchas cosas, aunque el hilo principal sigue siendo el mismo. Me apetecía poner lo que es el comienzo de todo, luego la seguiré escribiendo para mí. Espero que os guste a los que la leáis. 

Os dejo mi último vídeo. 'Seventeen'


Y las últimas fotos que hice hace un par de días.


¡Gracias a todos!

32 comentarios:

Miriam Wyvern dijo...

Marta, sin duda tienes muy buena mano para escribir, me encanta, de verdad. Espero que sigas escribiendo así, cuenta conmigo como fiel lectora.
Kisses

Marylin LaGata dijo...

Gracias por invitarme a tu blog, me gusta mucho como escribes creo que pasere seguido por aqui. Feliz fin de semana.

Utopía dijo...

Emm... yo creo que ya te lo he dicho alguna vez jaja pero como lo han dicho también en los comentarios anteriores pues te lo vuelvo a repetir para no quedarme atrás :P jajaja ¡escribes de maravilla!
Y añado algo más jaja las fotos me encantan, son geniales :D
Un abrazo y, hay una nueva entrada en mi blog, pásate si quieres :3

Ana Isabel dijo...

Hola!!! gracas por pasarte por mi blog!!
espero que te haya gustado!!
me encantaria que me siguieras... ^^


Por cierto, me ha encantaado esta entrada(especialmente el primer párrafo)! no se como lo haces pero me encanta tus entradas!!

Espero verte mas por mi blog...
Un beso!! ;)

Marta. dijo...

Muchas gracias a todas ♥

Jessica R dijo...

¿La escribiste hace años? Vaya, pues es genial! Se te da muy muy bien escribir! Me gusta el modo en que te expresas!
Besos, buen finde :)

http://californiamadness.blogspot.com.es/

Marta. dijo...

Gracias Jessica ♥ ^^

NoNi dijo...

Creo que te lo he dicho ya muchas veces, pero no me canso de decirtelo, escribes genial Marta :) me ha gusta mucho!
Un besito, nos leemos.

Marta. dijo...

Muchas gracias Noni ♥♥

Lau. dijo...

Tu talento se ve a kilómetros y eso, nadie que te haya leído alguna vez, puede negarlo.
En serio, yo quiero que sigas esta historia, quiero ver que pasa con Grace. (Que por cierto, me identifico mucho con ella).
Es que me metes en una situación de la que me encanta escribir, y tú lo haces tan bien que ay, que envidia me das, oye.
Sigue así.
Te admiro mucho.
Te quiere,
Lau.

Marta. dijo...

Muchas gracias Lau ♥

Jennifer. dijo...

Triste realidad de cada día... Describes las cosas de una manera sensacional y única. Gracias por no abandonar tu blog, casi siempre leo tus entradas.
Besos.

Marta. dijo...

Muchas gracias por pasarte♥

Nagore dijo...

cada dia me dejas mas impresionada, tu vales( y mucho) para escribir.

Un besito desde ilovemynewstyle.blogspot.com ♥

Marta. dijo...

¡Gracias Nagore!

Maria Embarba Gascon dijo...

marta!!! La historia es Ö y además me encanta como describes todo al detalle, perdona por no haberme pasado antes por aqui, entre unas cosas y otras... Un beso muy muy fuerte, y no dejes nunca de escribir!!
<3

Marta. dijo...

Gracias María, estoy ahora mismo con el capítulo 2. Besos ♥

NEVER is too late to survive∞ dijo...

Buenos días, Buenas tardes o Buenas noches! Jajajajaja
Bonito blogggg :) te sigo!
Pásate por el mío y si te gusta, sígueme!
http://neveristoolatetosurvive.blogspot.com.es/


Muaaaaaks<3

Madame Garburn dijo...

Pff me encanta. Yo nunca he vivido en la calle pero ser invisible sí sé lo que es.
Impresionante, quiero leer más.♥
diamond-ladies.blogspot.com.es

Marta. dijo...

Muchas gracias cielo ♥♥♥

Daw dijo...

Omg, Marta, te has superado con esta entrada. Es una historia genial, muy original y realista. Me ha encantado el detalle de la librería, cómo describes el sentimiento de impotencia que ella siente al ver a todas las personas hojear los libros mientras ella no puede hacerlo. También le he echado un vistazo al vídeo, qué mona eras de pequeña y qué guapa eres ahora :3
Respecto a lo de las entradas, siempre las anuncio por Twitter, así que supongo que no te las perderás.

Un besazo!

Marta. dijo...

Gracias Daw ♥

Madame Butterfly dijo...

Me ha gustado muchísimo este texto!!! super interesante :D

Marta. dijo...

¡Gracias!

Olaia. dijo...

jope, cada vez que leo alguno de tus textos es como ¡que don tiene dios mio!
un besazo

thatallcanido.blogspo.com

Marta. dijo...

¡Gracias Olaia! Más quisiera ♥

Claudia/L) dijo...

¡Cada día más increíble pequeña Grace! Acuérdate de nosotras cuando vayamos a que nos firmes tus bestsellers jajaja
Un relato genial como siempre<3

¡Mil besitos desde http://coolerthanyourlove.blogspot.com.es! ♥

Mir dijo...

Honestamente, increíble.
Por supuesto que la vida de un vagabundo no es fácil. Me he metido en la piel de Grace, de desear oler y tocar los libros, de poder adquirirlos y que al fin y al cabo sólo quede ella misma, pasando frío y con sus sueños acompañándola.

Sigue así Marta, un beso.

SMSC dijo...

Eres totalmente una diva en esto. Tienes mucha imaginación y cada vez lo flipo más con tus ideas.
Eres genial :)

Marta. dijo...

Muchas gracias ♥

Maia Miau dijo...

Está bien... creo que nunca había leído nada igual, y me pregunto ¿cómo se puede escribir tan requetebien sobra una vagabunda y sus sueños? Me dejas con ganas de más, de saber que será de la pequeña Grace... Aún así, me conformo con saber que desde ya te sigo y que podré leerte - espero que a menudo.
Me tienes ganada con tus letras Marta, sencillamente genial. Ojalá te hubiera descubierto antes.

M. dijo...

La vida es demasiado injusta para quienes menos lo merecen. Y eso, aunque no nos guste admitirlo, es un problema de todos.
No te fíes del sol, hace frío en http://hazbrillaratusonrisa.blogspot.com.es/
M.