'Everybody is miserable here'.

Notaba el sabor metálico en su boca, el sabor del miedo. El sabor de miles de palabras quemadas al no encontrar la salida de aquel infierno. Los latidos de su corazón eran como latigazos que dejaban su alma ardiendo; sin embargo, su cuerpo se estremecía como si el más frío viento le arañara la piel. La habitación estaba sumida en la más oscura y triste soledad, solamente una tenue luz se filtraba entre las cortinas de color sepia, proyectando pequeñas motas de polvo que se movían lentamente. Casi como si estuvieran suspendidas en el aire atadas a largos e invisibles hilos. Sin poder moverse, sin poder avanzar. 'Sin poder escapar'. Atrapada en sí misma, su interior se retorcía de dolor por estar encerrado entre unos muros de olvido en un territorio de debilidad donde nada crecía salvo su temor e inseguridad. Todo el mundo era miserable en aquel lugar. Nadie escapaba de él. 





8 comentarios:

Ainoa Rodríguez Bravo dijo...

Creo que esto lo he leído antes, ¿es posible?

Martina Romá dijo...

La entrada es genial!

Marta. dijo...

Muchas gracias Ainoa, Martina.

Ana dijo...

Marta, cielo, sigue escribiendo y no lo dejes nunca. Hay personas que simplemente tiene talento para hacerlo y tú, eres una de ellas. El texto me ha encantado, cuantísimas veces me he sentido yo así, intentando escapar pero sin poder. Te comprendo a la perfección. Me gusta el nuevo diseño del blog, ojalá yo lo cambie pronto también.

Espera leerte pronto,
Ana.

Marta. dijo...

Yo echaba de menos comentarios como los vuestros. Muchas gracias cielo. Seguro que te queda genial el nuevo diseño.

Daw dijo...

Menudo torrente de sensaciones, chica.
Creo que yo también me he sentido un poco encerrada más de una vez, y has sabido describir perfectamente esa sensación. Me ha encantado eso de que las motas de polvo estaban como atadas al techo, tan congeladas como se sentía ella. Escribes genial Marta, y lo sabes.

Nunca dejes de hacerlo, por favor.

Daw.

Lau. dijo...

Joder Marta, me cago en to'. Deberías escribir más, en serio. Te aseguro que siempre logras enamorarnos, admirarnos y sorprendernos.
Escribes que da demasiado gusto leerte, quiero hacerlo más, en serio. Me encanta. Tus palabras son alucinantes y lo que pones de ti aquí también.
(Luna negra del top manta de wa), Lau.

Marta. dijo...

Daw, muchas gracias cielo. Tú sí que escribes genial y lo debes saber.

Lau, muchas gracias pequeña. Espero leerte a ti también.